“Telemedicina es el intercambio de información médica de un lugar a otro, usando las vías de comunicación electrónicas, para la salud y educación del paciente o el proveedor de los servicios sanitarios, y con el objetivo de mejorar la asistencia del paciente”


American Telemedicine Association
Por medio del internet de las cosas es posible hoy auscultar el corazón y pulmones, realizar revisiones con cámara endoscópica, entre otras de un paciente de manera remota

Gracias a los avances en las tecnologías de la comunicación y al internet de las cosas es posible hoy auscultar el corazón y pulmones, realizar revisiones con cámara endoscópica, entre otras de un paciente de manera remota como si estuviera en el mismo consultorio tradicional donde siempre lo hemos atendido. Y es que los precios cada vez son más competitivos permitiéndole a la medicina virtual o telemedicina llegar a sitios donde un médico le queda difícil llegar.

Ahora una pandemia como la que se ha vivido con el COVID-19 ha impulsado el uso de estas tecnologías para mantener el distanciamiento social y evitar el desplazamiento de los pacientes a los centros de salud (sitios de alto riesgo de contagio) así mismo el distanciamiento de los doctores con pacientes que pueden ser asintomáticos, o el distanciamiento con pacientes sintomáticos pero que no requieren una UCI y que pueden ser atendidos con la ayuda de las herramientas de la telemedicina.

La telemedicina no se trata solamente de una videollamada y consultar los síntomas con el paciente, no. La telemedicina se ayuda de otras herramientas poderosas como estetoscopios digitales que permiten escuchar los latidos del corazón como si el paciente estuviera en el consultorio, o así mismo escuchar los sonidos pulmonares del paciente y poder tomar decisiones con esta información. También existen herramientas de video como cámaras endoscópicas que permiten observar obstrucciones en fosas nasales o inflamaciones en la garganta.